jueves, 24 de octubre de 2013

Tomando decisiones

Tras unos días un poco desconectada en los que he leído mucho pero he comentado poco (mejor dicho nada), hoy vuelvo a resurgir. Poco a poco, con paciencia y usando una sonrisa para vencer a los momentos oscuros estamos volviendo a la normalidad. 

Yo he tenido la suerte de que esta semana en Francia hay vacaciones escolares, por lo que ni he tenido que trabajar ni que ir a los cursos de francés. Y digo que he tenido suerte porque creo que no he contado que como de farmacéutica, que es mi profesión, no he encontrado aún trabajo, me dedico a cuidar niños, con lo cual os podéis imaginar que muchas ganas de trabajar esta semana no tenía. C sí que ha trabajado, pero creo que al menos le sirve para desconectar.


Y después de esta puesta al día, os sigo contando como ha sido nuestro camino.


Tras nuestra tercera IA fracasada, nos sentamos a hablar tranquilamente y llegamos a la conclusión de que los dos necesitábamos un descanso. 


También decidimos que no queríamos volver a nuestra clínica. A estas alturas a ninguno de los dos nos ofrecía ya ninguna confianza, y la gota que colmó el vaso fue que la chica que hasta ese momento se había encargado de nosotros administrativamente hablando (que era muy maja) desapareció sin darnos ninguna explicación. Nos pusieron a otra chica que aunque parecía agradable, no nos conocía de nada ni se había preocupado de cual era nuestra situación. Cuando llamamos a decir que no habíamos tenido éxito tampoco en esta tercera IA nos pasaron con ella y le dijimos que íbamos a esperar hasta después del verano. Quedó en llamarnos a principios de septiembre, y a día de hoy (más de un año después) seguimos esperando su llamada...


Pensando en posibles opciones para cambiar de clínica, pensamos que quizás estaría bien buscar por aquí cerca. Ya os he contado que vivimos en Francia, pero creo que no os he dicho que estamos junto a la frontera con Suiza, con lo cual nuestro seguro privado en principio nos cubre en ambos países. Como la ciudad más grande que tenemos cerca está en Suiza, nos fuimos al hospital que nos corresponde de dicha ciudad y expusimos nuestro caso. Una enfermera súper amable nos dijo que si lo que necesitábamos era una FIV nos íbamos a tener que ir a otra ciudad un poco más lejos, pero que como la "seguridad social" suiza (por llamarla de alguna manera) no lo cubre, nuestro seguro privado tampoco se haría cargo. Esta misma enfermera fue la que nos propuso entonces ir a un hospital francés. Nos explicó que ella era francesa y que conocía un hospital de reciente construcción (apenas cuatro meses) que estaba a sólo media hora de nuestra casa y que tenía un "Centre AMP" (Aide Médicale à la Procrèation), vamos un centro de ayuda médica a la procreación. Lo mejor, que como era francés, y la seguridad social francesa sí que cubre las FIV, probablemente nuestro seguro se haría cargo. 


En cuanto llegamos a casa, cogí el teléfono (estas cosas siempre las hago yo pq C habla perfectamente inglés pero no francés, jejeje) y llamé al hospital. Pese a que en ese momento mi francés aún era bastante penoso, la secretaria que me atendió por teléfono fue amabílisima y concertamos una cita para unas semanas después. Sólo la manera de atenderme al teléfono ya me dio buen rollo.


Llegado el día de la visita, cogimos el coche y nos fuimos hacia el hospital. En 35 minutos estábamos allí, y en cuanto entramos en las instalaciones nos encantaron. Nos dirigimos a la secretaría y la secretaria súper amable nos abrió un historial y nos pasó a la sala de espera. Al cabo de unos minutos vino el médico. Menuda diferencia!!! Es un hombre súper majo y que conocedor de nuestra barrera idiomática nos escuchó atentamente y nos explicó con mucha paciencia lo que podíamos hacer. Nos mando diversas pruebas y nos citó para principios de septiembre que ya tendríamos todos los resultados, lo cual nos pareció genial pq nos permitía pasar el verano tranquilos pero con la ilusión de empezar en septiembre con un nuevo plan.


Cuando llegamos a casa estábamos tan contentos que llamamos a todo el mundo que conocía nuestro problema para darles las buenas noticias.



7 comentarios:

  1. Siento tu reciente negativo, y todo por lo que habéis pasado.
    Yo también vivo en Francia, aunque en el sur, y no tenía ni idea de que la SS cubría las fiv. Bueno, en cualquier caso, nosotros ya estamos en proceso de adopción.
    Me quedo por aquí.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Trax! Gracias por tu comentario. Conozco bien tu historia y sigo impaciente tu proceso de adopción. He leído tu blog y lo sigo hace ya algún tiempo y sabía que vivíais en el sur de Francia. Nuestro problema con la SS francesa es que no tenemos acceso a ella más que a través de nuestro seguro privado (mi marido trabaja en Suiza y además contratado por una universidad americana!). Evidentemente el seguro es carísimo, pero bueno, ya que lo tenemos que pagar sí o sí, lo hemos aprovechado mucho con el tema de las FIV. Muchas gracias por quedarte, me hace ilusión! ;) Besitos!

      Eliminar
  2. Hola Lluna. Acabo de "caer" en tu blog y si no te importa me quedo por aquí. Que duro es este camino y cuanto tenemos que batallar.LA verdad es que cada vez que leo malas experiencias con las clínicas me quedo boquiabierta, porque podrían tener un poco más de tacto y sensibilidad que de buena mano saben el descontrol hormonal al que nos sometemos, y encimas si les estás pagando un pastón, qué menos que una buena atención! En fin, no desesperes, que seguro que lo conseguiremos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa! Lo de las clínicas no tiene nombre y si hablamos de esa con tanta fama... vamos sin pelos en la lengua te digo que con nosotros el IVI tuvo un trato inhumano. Se por amigas y por mi trabajo que la mayoría de veces tienen éxito y la gente acaba encantada, pero si me preguntan a mi... buenas referencias no les daré! Gracias por quedarte por aquí!

      Eliminar
  3. Hola Lluna, te acabo de conocer y me quedo por aquí, ahora tengo que ponerme al día pero no dudes que lo haré...intuyo un camino complicado, te deseo un bonito final! Un besazo!

    ResponderEliminar
  4. A mi me ha pasado al reves que vosotros con esa clinica: la chica de recepción/administración me echa para atrás, porque creo que no sabe de lo que nos habla, ademas de llamarme continuamente todo el dia para concertarme citas y darme presupuestos distintos de lo mismo. Si sigo pensando seguir alli es por la doctora, la cual me pareció amable y con empatía, que sabía por lo que habiamos pasado y que sabía lo que necesitabamos.

    Espero que en esta nueva clinica, con la que habeis empezado con buen pie, se hagan realidad vuestros sueños :-)

    ResponderEliminar
  5. Siento mucho ese trato... La verdad es que especialmente con nuestro problema se hace necesario un trato mucho mas personalizado y empático...
    Me quedo a ver cómo sigue tu historía...

    Muchos besoss!

    ResponderEliminar